4

Las Contracciones | Guía completa

Sabemos que a estas alturas de tu embarazo tienes millones de miedos, dudas y preguntas sobre Las Contracciones... por ello en Papá Ninja queremos ayudarte a resolver algunas de ellas con este completo, maravilloso y veraz artículo para ti...

More...

A medida que transcurran las primeras semanas de embarazo y vayas superando las molestias iniciales, te irán surgiendo nuevas dudas, muchas de ellas relacionadas con el momento del parto.

qué son las contracciones

A.- QUÉ SON LAS CONTRACCIONES Y TIPOS:

Las contracciones son el resultado de la actividad de la fibra muscular del útero que se acorta y se relaja. Aparecen a lo largo de toda la gestación, aunque los primeros meses pueden pasar desapercibidas.

Quizá ahora te parezca difícil, pero a medida que el útero crezca serás capaz de identificarlas. Si no es tu primer embarazo, podrás sentirlas antes y con mayor nitidez.

Las contracciones en el embarazo no sólo son normales, sino también necesarias.

Según su intensidad y frecuencia los médicos consideran los siguientes tipos de contracciones que pueden ir apareciendo a medida que avance la gestación:


1.- CONTRACCIONES FOCALES:

​También llamadas contracciones de Álvarez y Caldeyro o de tipo A, las contracciones focales son aquellas de intensidad tan baja que ni siquiera se notan.

Son muy frecuentes y puedes llegar a tener hasta seis diarias. Por lo general, suelen darse hasta la semana 30 de gestación, coincidiendo con el momento en que el útero ocupa la posición baja del vientre (del vello del pubis al ombligo).


2.- CONTRACCIONES DE BRAXTON HICKS:

​Hacia la segunda mitad del embarazo, es probable que de repente comiences a sentir una ligera tensión acompañada de endurecimiento en la parte baja del abdomen.

Son las llamadas contracciones de Braxton Hicks (o de tipo B).

Su finalidad es el entrenamiento del músculo uterino de cara al parto.

Tu primera reacción seguramente sea de alarma. Aunque son indoloras y de intensidad débil, resultan un tanto incómodas.

qué son las contracciones

- TRANQUILA - 

Tras unos 20 segundos comprobarás que han desaparecido y todo volverá a la normalidad...

Es posible que también aparezcan si has caminado mucho o como consecuencia de un esfuerzo.

NUESTRO CONSEJO:


Te sentirás mejor si cambias de actividad, de postura o te tumbas sobre el lado izquierdo del cuerpo.

Otras medidas útiles son descansar, beber agua y aplicar técnicas de respiración similares a las del parto.


3.- CONTRACCIONES PATOLÓGICAS:

Las contracciones patológicas (también llamadas de tipo C) son más fuertes y molestas. Modifican el cuello del útero y se asemejan a las de la primera fase del parto. Este tipo de contracciones son poco frecuentes y se dan en un 6-8% de los casos.

Si fuera tu caso, el especialista te prescribiría los fármacos necesarios para inhibir el proceso. Además, deberías guardar reposo o ingresar en el hospital.

Para evitar sustos, acude enseguida al centro sanitario si antes de la semana 37 notas contracciones frecuentes regulares; si al hacer un mínimo esfuerzo tienes contracciones repetidas; o si notas más de 24 contracciones diarias, con una duración de 40 segundos y que no desaparecen al descansar.

Estos tipo de contracciones son peligrosas porque si no se frenan, pueden concluir con un parto pretérmino o prematuro.


4.- PRÓDROMOS DE PARTO:

En ocasiones, el útero empieza a tener contracciones irregulares, más molestas que las de Braxton Hicks, que paran igual que empezaron y duran de 15 a 20 segundos.

Poco a poco van espaciándose hasta que terminan por desaparecer. Son los llamados pródromos de parto (o previas) cuya función es borrar el cuello del útero.

Suelen notarse en la zona inferior del abdomen, incluso en las ingles. Los pródromos pueden aparecer uno o varios días antes del parto, más frecuentemente de noche que de día y con contracciones que pueden doler o no. Hay mujeres que no los tienen y presentan directamente las contracciones que anuncian el parto.


5.- CONTRACCIONES DE PARTO

Las primeras contracciones de parto se notan y son incómodas.

En general no son más que las últimas contracciones que has tenido de modo irregular al final de tu embarazo.

Las contracciones de parto son rítmicas, progresivas e intensas.  

 - Tienen INICIO,  FINAL  y  una  PAUSA


Esta frecuencia te permite relajarte y coger fuerzas para la siguiente. Su función es dilatar el cuello del útero a fin de facilitar el paso de la cabecita de tu bebé y después expulsarle ayudándole a nacer.

No cesarán hasta que haya salido por completo. Tu ginecólogo o matrona te indicarán cómo debe ser la frecuencia de las contracciones para que pongas rumbo al hospital.

qué son las contracciones

PARA TENER EN CUENTA:


Si es tu primer hijo puedes acudir cuando tengas contracciones de 30 a 35 segundos de duración cada 5 minutos aproximadamente durante 1 hora y media.


Si ya eres mamá, ve cuando sean cada 10 minutos. El dolor es un factor que acompaña a las contracciones. Al principio es una molestia en el abdomen, que se puede irradiar a la zona lumbar baja y a medida que progresa la dilatación, se hace más intensa y severa, irradiándose a toda la zona lumbar y al sacro.

Cada mujer las siente de manera diferente.

Tener una actitud tranquila te ayudará a enfocar el dolor, así como a mantener el útero más relajado y favorable a la dilatación.


6.- CONTRACCIONES DE ALUMBRAMIENTO

El alumbramiento es el proceso por el que el útero se contrae de nuevo para, una vez ha nacido el bebé, desprender la placenta de las paredes uterinas y que pueda salir, junto a las membranas de la bolsa, a la vagina y de ahí al exterior.

El proceso de desprendimiento y salida de la placenta se realiza mediante contracciones del útero. Si tienes anestesia epidural es probable que ni las notes.

Si no tienes anestesia epidural, puedes sentirlas como las contracciones del principio del parto, intensas pero no tanto como las de dilatación. Este período es el más corto del parto y suele durar de 10 a 30 minutos.

7.- CONTRACCIONES DE INVOLUCIÓN


Tras el parto, el útero se contrae lentamente de nuevo. Estas contracciones llamadas entuertos, pueden resultar dolorosas los dos primeros días tras el parto (periodo conocido como puerperio o postparto).

qué son las contracciones
Esto es debido a la influencia de las hormonas de la lactancia de modo que cada día se va retrayendo más hasta que, al cabo de seis semanas, adquiere el tamaño de una pera.

Si no eres mamá primeriza, los entuertos pueden darse inmediatamente después del parto. En caso necesario, el médico prescribirá paracetamol para mitigar el dolor


B.- SÍNTOMAS DE LAS CONTRACCIONES:

A lo largo del embarazo, irás notando cierta actividad dentro de tu vientre que al principio no sabrás identificar:

  • ¿será el bebé?
  • ¿será una contracción?

Durante el primer semestre las contracciones apenas serán perceptibles. Será hacia las últimas semanas cuando sientas cómo se endurece la tripa de repente.

  • Si presionas el abdomen lo notarás tan tenso que apenas podrás hundir los dedos. Esta sensación suele durar unos 30 ó 40 segundos.
  • Cada mujer percibe las contracciones y sus molestias de una manera distinta.
  • Muchas futuras mamás las sienten como un dolor que comienza en la zona baja de la espalda, confundiéndolo con un dolor normal  o con cólicos.
  • Al iniciar la contracción el dolor es leve, alcanza un pico en el que es más agudo y a partir de ahí regresa a la calma.
  • A veces las contracciones surgen tras haber realizado un esfuerzo físico considerable como puede ser andar deprisa, levantarte de forma brusca o cargar peso.
  • Por otro lado, todo lo que suponga una preocupación excesiva como discusiones o estrés, puede contribuir a que aparezcan. Algunas infecciones urinarias y vaginales también influyen en este punto.


C.- CÓMO DISTINGUIR LAS CONTRACCIONES PREVIAS DE LAS DE PARTO:

Ahora que ya sabes qué son las contracciones, vamos a ver cómo distinguir las previas de las ‘verdaderas’.

1.-Las Contracciones Previas:


Por lo general, suelen darse en las tres últimas semanas antes del parto.

Ocurren con una regularidad fija, cada cinco o diez minutos y su finalidad es preparar para el parto el orificio cervical y el útero en sí.

Es posible llegar a creer entonces que el parto ha empezado, pero la característica de las contracciones previas es que no aumentan ni en intensidad ni en frecuencia y no siguen un patrón predecible.

Se prolongan durante un rato, en ocasiones incluso un par de horas, y luego se detienen. Puede darse el caso de que por la noche te despiertes con contracciones previas y al día siguiente ver que has podido continuar durmiendo sin problemas.


2.- Las contracciones verdaderas


Éstas son cada vez más largas, más próximas en el tiempo y continúan incluso al cambiar de postura.

Se volverán más fuertes y dolorosas y tendrás que concentrarte para hacerles frente. En cualquier caso, ten presente que las contracciones pueden no presentarse y aparecer directamente las contracciones regulares que anuncian el parto.

Por eso es importante que puedas distinguirlas. Si no estás segura, ponte en contacto con tu ginecólogo, tu matrona o acude al centro sanitario.


D.- CÓMO TOMAR EL TIEMPO DE LAS CONTRACCIONES:


Una de las maneras de saber si ya ha llegado el momento de ir al hospital para dar a luz, es medir el tiempo de las contracciones para saber cuánto duran y con qué frecuencia ocurren.

qué son las contracciones
Cuando comiences a notar que las contracciones son más regulares coge lápiz y papel. Apunta la duración y frecuencia de esas contracciones, a fin de encontrar un patrón regular. Ayudarte de un reloj o incluso un cronómetro te permitirá conocer ese dato con mayor exactitud.

La duración de la contracción es el tiempo que la tripa se mantiene dura, no lo que dura la molestia en sí.

Si lo que quieres es conocer cuánto dura una contracción, empieza a tomar el tiempo desde su inicio hasta que se interrumpe y desaparece. 


Para conocer la frecuencia existen dos métodos:

- Anotar el período de tiempo desde que se inicia una contracción hasta que empieza la siguiente. Este es el método más usado y fiable.

- Anotar el período de tiempo desde que termina una contracción hasta la siguiente. Es una información muy valiosa que deberás conocer con precisión porque será lo primero que te pregunten la matrona o el médico.​


E.- FORMAS DE ALIVIAR LAS CONTRACCIONES:

Durante el embarazo tu útero irá ejercitándose para el momento de dar a luz.  Puedes aliviar las molestias de esas primeras contracciones cambiando de postura, descansando tumbada sobre el lado izquierdo o bebiendo agua.


En las clases de preparación al parto te explicarán qué son las contracciones y cómo prepararte para afrontarlas. Recuerda que no hay dos embarazos iguales y que cada mujer siente el dolor de manera distinta.


Busca lo que te haga sentir mejor. La respiración durante la contracción es una herramienta fundamental. Permite que le llegue oxígeno a tu bebé y además oxigena al músculo del útero.


También te ayudará a mantener la concentración durante este periodo. Puedes intentar alargar la respiración tanto como sea posible. Exhalar durante mucho rato con tranquilidad relaja y evitará que sufras hiperventilación. Cuanto más fuertes sean las contracciones, mejor será espirar con ruido.


Las contracciones se pueden sobrellevar en varias posturas, por ejemplo, de rodillas, apoyada en un sofá con los brazos sobre el asiento, recostada de lado, en cuclillas o con un almohadón entre las piernas.


Para reducir la tensión de la espalda ponte de pie contra la pared con las piernas flexionadas y abiertas o siéntate al revés en una silla reposando la cabeza sobre el respaldo. Prueba hasta que encuentres la que más te relaja.


Existen otras maneras eficaces, como sentarse en un taburete bajo la ducha o permanecer medio sentada en la bañera. Las técnicas de relajación basadas en masajes en la zona lumbar, la del sacro y la parte interna de los muslos también pueden ayudarte.​


CONCLUSIÓN:

Si estás esperando un bebé, además de ilusionada, es lógico que tengas cierta incertidumbre y temor, especialmente si eres primeriza.

No te obsesiones con el número de contracciones que notas. Calcula su número y duración en el caso de que su frecuencia te resulte llamativa. Puede resultarte útil consultar algún libro sobre el embarazo, el parto y la maternidad.​

Cuando llegue el momento serás capaz de reconocer estas situaciones. Además, recuerda que en caso de duda puedes acudir a tu médico, matrona y al servicio de urgencias.​

¿Te has formado una idea de lo qué son las contracciones? -  ¿Recuerdas cuándo sentiste tu primera contracción? - ¿Conoces alguna forma más de mitigar sus molestias?


Si te gustó este artículo, y quieres compartir tu experiencia con nosotros o simplemente si quieres aportar tu opinión DÉJANOS TU COMENTARIO y recuerda compartir este artículo en las redes sociales.

¡GRACIAS POR LEERNOS!

Kit de Supervivencia para recién nacidos y padres primerizos
Si eres padre primerizo, sabemos que necesitarás toda la ayuda posible... además de la paciencia de un maestro Joda y[...]
Click Here to Leave a Comment Below 4 comments
Loanny - 24 noviembre, 2016

Muy interesante, este artículo aclaró muchas de mis dudas, ys estoy más tranquila y comprendo lo que me pasa!

Reply
    Papa Ninja - 24 noviembre, 2016

    Muchas gracias por comentar, nos encanta que te haya gustado.

    Reply
mari - 2 diciembre, 2016

Noto un fuerte dolor la espalda al lado del muslo y como presión en la parte inferior de la vagina como si el bebé quisiera salir y como si me hubiera a venir la regla la verdad que es bastante molesto y no se como ponerme a veces voy a ser madre primeriza y no se como es para mi es algo nuevo estoy de 35 semanas y haré 36 el domingo y me gustaría saber más tener más idea

Reply
    Papa Ninja - 5 diciembre, 2016

    Hola, Mari
    Según va llegando el final del embarazo, el cuerpo va preparándose para el momento del parto y es habitual sentir esas molestias, en ocasiones similares al dolor de regla. Por lo general, la futura mamá suele encontrar alivio cambiando de postura, descansando o recostándose sobre el lado izquierdo del cuerpo. No obstante, en caso de duda debes acudir a tu médico o matrona quienes valorarán tu situación y confirmarán que todo sigue su buen curso. Un saludo

    Reply

Leave a Reply: