La lactancia materna, guia completa para mamás

En las etapas que vamos consumiendo como madres, la lactancia materna es una de las más importantes.

More...

En Papá Ninja, teníamos muchas ganas de hacer este artículo, ya que esperamos pueda ayudar a las mamás a decidirse a amamantar a sus bebés o no, sabiendo todos los pros y contras que tiene y cuando puedes o no puedes dar leche materna a tu bebé.

Las múltiples ventajas de alimentar a tu bebé con leche materna son muy superiores a las desventajas tales como el tiempo libre, los dolores o problemas que pueda ocasionar, el no poder compartir el tiempo de tomas con tu pareja y así descansar, relajarte un poco más.

A pesar de todo, amamantar es una decisión personal y nadie debe decirte que hacer o no hacer con tu hijo y con tu vida, por ello tomes una decisión u otra, siéntete segura de ti misma por que tanto tú como tu bebé sois únicos.​

En este artículo intentaremos mostraros todos los pros y contras, y los retos a los que tendrás que enfrentar durante este periodo. Te explicaremos cómo debes amamantar a tu hijo y te daremos consejos para conseguir que todo sea más fácil.

Esperamos que os ayude y os guste tanto como a nosotros.​

1.- ¿Cuáles son los beneficios de la lactancia materna?

La lactancia materna está recomendada por la gran mayoría de los pediatras ya que ayuda al desarrollo e inmunización de tu hijo, os presentamos las principales ventajas:

Ventajas para los bebés

  • La Leche materna está repleta de nutrientes y anticuerpos que incrementan la inmunización del recién nacido.
  • Es prácticamente una comida perfecta con la cantidad justa de vitaminas, proteínas y grasas.
  • Facilita la digestión del bebé. Es más fácil para ellos de digerir que los preparados.
  • Mejora el desarrollo cerebral, los bebés alimentados con leche materna obtienen mejores resultados en los test de inteligencia según algunos estudios.
  • Reduce el riesgo de tener alergias o asma.
  • Les ayuda a sentirse seguros. El roce con la piel de la mama y el contacto visual, hace sentirse al bebé más comodo y seguro.
  • Ayuda a controlar el peso. Ya que la comida es justo lo que necesitan, los bebés que se amamantan, tienden a subir el peso indicado en cada etapa y evitan así el sobrepeso.
  • Previene el sindrome de muerte súbita infantil
  • Los bebés que se han alimentado exclusivamente de leche materna hasta los seis meses tienen menos infecciones de oído, enfermedades respiratorias y episodios de diarrea. Además tienen menos visitas al doctor y hospitalizaciones.

Pero las ventajas de la lactancia no se quedan sólo ahí, la mamá también obtiene beneficios de la lactancia tales como:

  • Amamantar quema muchísimas calorías, ayudando a las mamás a perder el peso del embarazo más rápidamente.
  • Reduce el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de ovarios y osteoporosis postmenopaúsica
  • Ahorra tiempo y dinero. No tienes que comprar el alimento para el bebé ni esterilizar biberones o calentarlos.

Por supuesto, todas las cosas buenas tienen algo no tan bueno, y aquí entran problemas como los senos congestionados, los pezones doloridos, sesiones maratonianas de lactancia...pero estos temas los trataremos más adelante.

2.- ¿Tendré suficiente leche para mi bebé?

Una de las principales preocupaciones de las madres primerizas es saber si dispondrán de suficiente leche para amamantar al bebé y cómo saber si es así.

En los primeros días después del nacimiento del bebé, tus pechos fabrican una primera leche llamado calostro. El Calostros es un líquido espeso, amarillento, con muchas proteínas y bajo en lactosa.

Sirve sobre todo para desarrollar el tracto digestivo del bebé y prepararle para digerir la leche y lo mejor y más importante está lleno de vitaminas y de agentes que ayudarán a inmunizar a tu bebé.

La mayoría de los bebés pierde peso durante los primero 3-5 días después de nacer, pero es normal.​

Según tu bebé vaya necesitando más comida, tus pechos responderán fabricando más leche. Los expertos recomiendan amamantar al bebé hasta los 6 meses por lo menos (sin formulas, agua o zumo). Si complementas las tomas con formulas, tus pechos tendrán menos leche.

1# ¿Qué pasa si no produzco suficiente leche?

Muchas mujeres piensan que su cantidad de leche es poca aunque no lo sea. Puede pasar cuando pierdes la sensación de tener los pechos llenos e hinchados o cuando la leche deja de gotear de tus pezones.

Esto puede ser debido en la mayoría de los casos a que tus pechos se adaptan a las necesidades de tus hijo. En algunos casos los bebés comen tanto que la sensación de pechos llenos desaparece.

En otros, puede pasar que no se produzca suficiente leche por factores como:

  • Factores físicos o biológicos: Desórdenes hormonales o cirugía mamaria puede producir falta de leche.
  • Podemos haber pasado por una enfermedad o haber tomado píldoras abortivas que contienen estrógenos y que pueden afectar a la producción de leche.

Aunque no tengas suficiente leche es recomendable que intentes dar el pecho ya que poca leche materna es mejor que ninguna. Puedes complementar las tomas con biberones de formula y dar comidas sólidas a partir de los 6 meses.

En la mayoría de los casos el problema de la mayoría de las mujeres son las tomas y no la producción. A veces el bebé no se engancha correctamente al pecho, evitando que se alimente correctamente y creando la sensación de que no producimos suficiente leche ya que siempre queda con hambre.

2# ¿Cómo sé si mi hijo está tomando suficiente leche?

  • Aumento de Peso. Aunque los bebés durante los primeros días de su nacimiento pierden peso y lo suelen recuperar en 14 días. Luego siguen ganando peso progresivamente a razón de aproximadamente 28 gramos al día durante los tres primeros meses y la mitad desde los 3 a los 6 meses.
  • Las Deposiciones. En el primer mes, nuestro bebé hará tres o más deposiciones al día. Posteriormente estas serán menos frecuentes.
  • Las Tomas. Tu bebé debe comer frecuentemente, cada dos o tres horas y aproximadamente ocho al día.
  • Salud. Si tu bebé parece saludable y activo es una buena señal de que todo va correctamente.

Si tu hijo no se queda calmado después de las tomas o a los pocos minutos llora desesperado, puede ser que esté pasando hambre, en la mayoría de los casos esto sucede porque el enganche para amamantar no es correcto.

​Los bebés prematuros pueden tener dificultades para amamantarse, la falta de leche también puede derivar en ictericia, tiñendo la piel del bebé de un color amarillo.

Si además observas que ha perdido o no ha ganado peso, consulta inmediatamente con tu pediatra.

3# ¿Cómo puedo aumentar la cantidad de leche materna?

En algunos casos podemos estímular la producción de leche materna siguiendo unos consejos básicos.

  • Alimenta a tu bebé a menudo. Las sesiones frecuentes de lactancia hacen que tu cuerpo produzca más leche.
  • Cuando ves que la succión de tu bebé decrece y se relaja, haz presión sobre tu pecho para aumentar el flujo de leche hasta que vacíes totalmente el pecho. Cuando veas que el pecho está vacío, cambia al otro y repite el mismo procedimiento. Cambia de uno a otro hasta que tu bebé esté totalmente satisfecho
  • También puedes hacer que tu cuerpo genere más leche simulando sesiones de lactancia entre toma y toma extrayendo leche con un sacaleches. Esta leche puede ser almacenada para posteriores tomas, y de esta forma ayudas a que el cuerpo genere más leche.
  • No des a tu bebé complementos a la comida como fórmulas, agua o cualquier otro tipo de comida o bebida.
  • Intenta no usar el chupete, en lugar de eso, haz que se acomode en tu pecho, su succión hará que se incremente la cantidad de leche.
  • A algunos bebés dormilones les cuesta comer, hay que despertarlos y mantenerlos activos para que estimular tus glándulas mamarias y producir más leche. Prueba a cambiar constantemente de pecho, hazle cosquillitas en los pies, quítales algo de ropita...
  • Comprueba tu nivel de tiroides, a algunas madres con tiroides bajo les cuesta producir leche.

4# ¿Qué comidas son las más recomendables para las mamás lactantes?

No todos los alimentos son buenos para las mamás que dan el pecho a sus bebés así que aquí os dejamos unos ejemplos de alimentos que son buenos:

Alimentos Recomendados para la lactancia

1.- Avena

Se trata de un alimento completamente natural y rico en fibra.

La avena te mantendrá con el estómago lleno mucho tiempo después del desayuno y ayuda a aumentar la producción de leche.

Además es rica en hierro y evita la anemia en las nuevas mamás.

Intenta consumir avena rápida fácil de cocinar en sólo un minuto, pero evita las pre-envasadas por sus azúcares y contenido en sal.

2.- Almendras

Las almendras están llenas de proteínas, son fuente no láctea de calcio, lo que ayuda a producir más leche.

Las mamás que amamantan a sus bebés deben consumir al menos 1000 mg de calcio al día. Debido a que la leche que fabricas es alta en calcio y tu no ingieres el suficiente en tu dieta tus dientes y huevos se pueden ver privados del calcio que necesitan.

Pero cuidado ya que si eres alérgico a los frutos secos no debes tomarlas y si hay alguien en tu familia alérgico, es mejor esperar hasta los tres meses de vida del bebé por si acaso él pueda haberlo heredado.

3.- Albaricoques

Los albaricoques contienen fibra alimentaria, vitamina A, vitamina C y potasio, todos nutrientes esenciales.

Comer albaricoques también puede aumentar la prolactina, la hormona que le dice a tu cuerpo que produzca leche.

Los albaricoques frescos son mejor fuente de fibra que los enlatados.

4.- Salmón

Este sabroso y grasiento pez es perfecto para las mamás lactantes.

El salmón contiene muchisimas proteínas y es fuente de DHA (Ácido docosahexaeonico) presente en los suplementos de omega-3 que ayudan al desarrollo del sistema nervioso del bebé.

Tanto el salmón salvaje como el criado en piscifactoría es bueno para ti.

También puedes comer salmón enlatado o en lonchas.

5.- Yogurt

Fuente de proteínas y calcio.

La única pega es que tienes que controlar que tu bebé no tenga intolerancia a la lactosa.

Si el bebé es intolerante lo notarás por que tu bebé escupirá, puede tener diarrea, heces con sangre, erupciones, tos…

6.- Alubias

Ricas en fibra, ayudan al tracto digestivo y son fantásticas en hierro y proteínas.

Puede que te genere gases pero estos no se trasmiten al bebé a través de la leche materna.

7.- Espinacas

Cualquier vegetal de hoja oscura, es un alimento ideal para la lactancia.

Incluímos aqui también el brócoli y las acelgas ya que tienen alto contenido de calcio y son ricos en nutrientes.

Las espinacas las puedes comer en ensalada, en lasaña como acompañamiento etc…

8.- Dátiles

Otra comida rica en calcio, ayudan a incrementar la prolactina y mejorar así el flujo de leche.

Tienen alto contenido en fibra y son muy dulces, como una golosina.

Están muy ricos si los preparas junto a la avena de la mañana

9.- Semillas de Sésamo

Están llenas de calcio y son fuente de fibra, magnesio, fósforo, cobre y manganeso.

Se pueden tostar o bien añadir sobre una ensalada de espinacas y alubias, delicioso

10.- Arroz Integral

También es fuente de fibra y nutrientes, te ayudan a mantenerte lleno y mantener el azúcar en sangre a niveles consistentes, puedes cocinarlo o bien comprar vasitos preparados.

Que no debes tomar

1.- Pescados con contenido alto en mercurio

El mercurio puede afectar al desarrollo del cerebro del bebé.

La mayoría de los pescados contienen trazas de mercurio pero los beneficios de comer pescado superan a sus contras.

Debes evitar el pez espada, tiburón blanquillo y caballa, que contienen altas cantidades, sin embargo, puedes comer dos veces por semana atún, camarón, abadejo…

2.- Alcohol

Se puede tomar una copa de vino o 1 cerveza pero nunca cerca de las horas de las tomas.

No te preocupes si piensas que se pasará a la leche que no es así una vez que tu sangre este libre de alcohol, también lo estará tu leche. Si has bebido más de la cuenta, debes esperar a que tu cuerpo quede limpio.

3.- Cafeína

Debe tomarse muy moderadamente, por ejemplo un café corto en el desayuno.

Debes limitar su toma como mucho a 2 o 3 tazas de bebida con cafeína por día (esto incluye también la coca cola).

La cafeína se mueve a través de la corriente sanguínea, por lo que también puede afectar a la leche materna.

4.- Menta

La menta inhibe la producción de leche, algunas mamás las toman para cortar la lactancia.

5.- Salvia

Al igual que la menta puede producir la disminución de la leche.

3.- ¿Cómo dar el pecho a tu bebé?

Debes tener en cuenta tres principios muy importantes a la hora de dar el pecho a tu bebé:

1.- Comodidad. Relájate mientras amamantas, así tu leche fluirá mejor. Usa todas las almohadas que necesites para tus brazos, cabeza y cuello, y coloca los pies en una posición cómoda.

2.-Paciencia.  Da de comer a tu bebé durante el tiempo que necesite, no lo apresures, les suele llevar de 10 a 20 minutos por toma.

3.- Prevención. Observa las señales de tu bebe para saber si tiene hambre, dale de comer siempre que así sea. a esto se le llama dar el pecho a demanda. Las primeras semanas deberás amamantarlo de 8 a 12 veces cada 24 horas. Los niños hambrientos suelen mover las manos hacia su boca, hacen ruidos o movimientos de succión, o se mueve hacia tu pecho. No esperes a que llore, este es un síntoma de que está muy hambriento.

1#.- Posiciones para amamantar

El elemento más importante para una lactancia exitosa es la posición en la que se está amamantando.

Asegúrese de apoyar siempre la cabeza y el cuello del bebé mientras lo alimenta. Después de las tomas solicite a la matrona o enfermeras o personas que tenga a su alrededor que le ayuden a sentarse y ponerse cómoda.

Hay cuatro posiciones principales pruebe la que más a gusto se sienta:

posicion de lactancia acunado

1.- Acunado: Siéntese con el brazo doblado sobre su regazo. La cabeza del bebé descansa en su codo y su cuerpo a lo largo de su antebrazo y piernas. El pecho del bebé debe de estar contra su piel para que el bebé no tenga que girar la cabeza para alcanzar el pezón.

2.- Cuna con brazos cruzados: Siéntese con un brazo doblado sobre su regazo y el otro brazo sobre él. Esta vez, la cabeza del bebé está en su mano y su cuerpo se extiende hacia el codo. Esto es útil para aprender a conseguir que el bebé se prenda al pecho, además se puede controlar mejor la cabeza.

Posicion de lactancia acunado con los brazos cruzados
Posicion de Rugby para dar el pecho

3.-Sujeción de Rugby: Siéntese con su brazo doblado al lado de su cuerpo. La cabeza del bebé está en sus manos, orientada hacia su pecho y su cuerpo está extendido a lo largo de su antebrazo. Esta posición es más cómoda si tiene hinchado los pechos, pezones o los conductos obstruidos. También es bueno después de una cesárea porque el bebé no duerme sobre el pecho de la mamá sino que está recostado a su lado.

4.-Acostada: Acuéstese de lado con su bebe a su vera. Ponga la cara del bebé frente a su pecho garantizando que pueda respirar por la nariz. Use almohadas para un correcto apoyo. Esta es una buena posición para dar pecho de noche o después de una cesárea.

Posicion para la lactancia acostada

2#.- ¿Cómo hago que mi bebé se enganche a mi pecho?

Coloca a tu bebé mirando hacia ti, de tal manera que esté cómodo y no tenga que girar su cabeza.

Con una mano sujeta tu pecho y frota con suavidad el labio inferior del bebé contra tu pezón. El reflejo instintivo del bebé será abrir la boca.

Con la mano con la que sostienes el cuello de tu bebé acerca su boquita más cerca de tu pezón, intentando que tu pezón esté en el medio de la boca del bebé sobre la lengua.

Sabrás que tu bebé se ha enganchado correctamente cuando ambos labios estén succionando el pezón.

Deberá tener todo tu pezón y gran parte de tu aureola (la de piel oscura que rodea a tu pezón) en su boca. Aunque te sientas un poco molesta, amamantar no debe ser doloroso.

Si ves que tu bebé no está enganchado correctamente y chupando con un ritmo suave y cómodo introduzca el dedo meñique entre las encías del bebé para parar la succión, saca tu pezón y vuelve a intentarlo. Un buen enganche previene los pezones doloridos.

4.- Consideraciones Médicas

En algunas situaciones no debes dar el pecho a tu bebé ya que podrías transmitirle las enfermedades o problemas que tú tienes, vamos a ver algunos casos en los que no debes amamantar:

  • Si tienes Sida, pudes pasarle la enfermedad a tu bebé a través del pecho
  • Si tienes tuberculosis activa.
  • Si recibes quimioterápia para el cancer
  • Si consumes drogas
  • Si tu bebé es intolerante al azucar natural presente en la leche materna (caso muy raro)
  • Si tomas medicamentos para el parkison, la artritis y algunos medicamentos para el dolor de cabeza crónico.

En caso de estar medicándote por algún motivo es conveniente hablar con tu médico y que él te diga si es conveniente amamantar o no.

Nuestro
Consejo

Tener un resfriado o gripe no es motivo para dejar de amamantar ya que no se pasa la enfermedad a través de la leche a tu hijo, además le estarás dando a través de la misma leche anticuerpos para prevenir estas enfermedades.​

5.- Los problemas comunes a la hora de amamantar

1.- Pezones Doloridos

 Los tendrás durante las primeras semanas, asegúrate de que tu bebé se engancha correctamente y utiliza el dedo meñique para romper la succión después de cada toma.
Esto ayudará a prevenir el dolor en los pezones.


Si tienes dolor asegúrate de dar de mamar a tu bebé con ambos pechos para vaciar los conductos de la leche,  si no tus pechos podrán pasar a estar congestionados, hinchados y doloridos.

Ponerte una bolsa de guisantes congelados contra el pezón te proporcionará un alivio temporal.

Manténer tus pezones secos y déjalos secar al aire entre tomas también ayuda.

Los bebés tienden a chupar con más fuerza en el primer pecho así que utiliza al principio el pezón menos dolorido.​

2.- Pezones Secos o Agrietados

Evita el jabón, las cremas perfumadas o las lociones con alcohol, que pueden hacer que se sequen o agrieten más.

Puedes aplicarte Lanolin después de cada toma, pero recuerda lavarte bien el pezón antes de dar de comer a tu bebé.

Es conveniente usar sólo sujetadores de algodón.

3.- Falta de Leche

La regla general es que un bebé al que hay que cambiarle los pañales de seis a ocho veces al dia, está alimentándose bien.

Evita complementar las tomas con fórmula y nunca le des al bebe agua.

Tu cuerpo necesita la demanda constante de leche de tu hijo para producir más.

Algunas mujeres piensan equivocadamente que no pueden dar de comer a sus hijos por tener los pecho pequeños, pero esto no tiene absolutamente nada que ver.

Ten una buena alimentación, descansa todo lo que puedas y mantente hidratada

3.- Succionar y almacenar la leche

Puedes obtener la leche para almacenar con la mano o con un extractor de leche.

Tu bebé tardará unos días o semanas para acostumbrarse a tomar la leche en biberón, así que empieza a practicar temprano si tienes que volver al trabajo.

La leche materna guardada en una nevera puede aguantar un máximo de dos días.

Puedes congelar la leche hasta un máximo de 6 meses, no descongeles ni calientes la leche en el microondas, destruirá parte de las cualidades de inmunización que contiene, es mejor calentarla al baño maría.

3.- Pezones Invertidos

Un pezón invertido no sale cuando pinchas la aureola, es complicado, pero hay especialistas en lactancia que han enseñado a mujeres con este problema a dar de mamar con éxito.

4.- Hinchazón de pechos

Este aumento es natural y saludable. Pasa cuando tus pechos están llenos de leche.

También significa que las venas de tu pecho están congestionadas, esto hace que los fluidos queden atrapados en tus pechos dando lugar a dolor, hinchazón y dureza.

Alterna calor con frío para reducir estos síntomas, por ejemplo, bolsas de hielo y duchas de agua caliente, también puede ayudar extraer la leche con un sacaleches o con la mano.

5.- Conductos Obstruidos

Una llaga en tu pecho que estará roja y caliente puede indicar un conducto de leche obstruido.

Aplica compresas calientes y masajea con cuidado sobre el área para liberar la obstrucción.

Dar tomas más seguidas también puede ayudar.

6.- Mastitis

La mastitis en una infección que sucede cuando una bacteria entra en el pecho, a menudo a través de un pezón agrietado después de la toma.

Si tienes un área muy dolorida en tu pecho junto con síntomas de gripe, fiebre o fatiga, llama a tu doctor.

Normalmente se necesitan antibióticos para curar la infección, pero lo más probable es que puedas continuar con las tomas aunque estés tomando estos antibióticos.

Para reducir la sensibilidad de tus senos ponte una manta eléctrica en el área dolorida cuatro veces al día durante 15 o 20 minutos

7.- Estrés

Estar muy ansiosa o estrasada puede juntarse con momentos de bajón.

Es la reacción natural de tu cuerpo a la salida de la leche a través de los conductos.

Se produce por las hormonas que se liberan durante las tomas.

También se puede producir al oír a tu niño llorar o al estar pensando en tu bebé.

Mantente lo más calmada y relajada posible antes y después de las tomas, esto ayuda a que tu leche fluya mejor y también calma y relaja a tu bebé.

8.- Bebés Prematuros

Puede que no sean capaces de amamantarse bien es algunos casos se les puede alimentar con leche materna a través de un biberón o de un tubo para tomas.

Advertencias:

Amamantar es natural y sano pero debes llamar al doctor si:

Tus pechos se ponen inusualmente rojos, hinchados duros o doloridos.

Si tienes flujo inusual o sangras por tus pezones

Si tienes dudas de si tu bebé se alimenta correctamente o no gana peso.

Infografía

infografia de la lactancia materna

Infografia sobre la lactancia materna

Conclusión

Como habéis visto amamantar a un bebé es un viaje que parece complicado pero debes recordar lo más importante, todas las madres lo han hecho durante siglos, y tenemos un instinto para ello, cálmate, relájate y ponte a ello. Pide ayuda si te ves desbordada y no dudes en consultar a tu médico si estás preocupada.

Espero que hayáis disfrutado y que hayamos ayudado un poco a resolver vuestras dudas.

Si te ha gustado el artículo déjanos un comentarios sobre él o sobre tus experiencias, y no te olvides de compartir en la redes sociales.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: